Connect with us

MUNDO

ONG denunció al régimen de Daniel Ortega por imponer un estado de terror permanente durante el año 2022

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) aseguró que la dictadura sandinista se ha valido de estrategias represivas para aferrarse en el poder. Denunció, además, el ensañamiento contra los presos políticos mediante torturas y tratos crueles.

El dictador nicaragüense Daniel Ortega impuso un “Estado de terror permanente” contra los habitantes del país caribeño durante todo el 2022, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) en un informe divulgado este viernes.

“En 2022 el régimen Ortega Murillo ha impuesto un Estado de terror permanente en Nicaragua a costa de numerosas estrategias represivas, que le han permitido permanecer en el poder aun cuando la voluntad de la gran mayoría de nicaragüenses es su salida y la rendición de cuentas por los crímenes cometidos”, señaló el Cenidh en un informe anual enviado a la prensa.


En el informe, titulado “Nicaragua: se impone el terror, persiste la resistencia”, el Cenidh sostuvo que el régimen sandinista se ha ensañado contra los 235 presos políticos, aplicándoles torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Además, les ha violado todos sus derechos humanos al tratarlos como “no personas” y negarles los servicios básicos, “con el claro objetivo de destruirles física y mentalmente junto a sus familias”.

a organización, que fue ilegalizada como ONG a petición de la dictadura en el marco de la crisis que vive Nicaragua desde abril de 2018, también señaló al Poder Judicial como “el mayor instrumento de represión del régimen Ortega Murillo” en 2022.

Según el Cenidh, Ortega se ha valido del Poder Judicial, controlado por los sandinistas, “para encarcelar y enjuiciar inocentes”, “la acción más aberrante y violatoria de derechos humanos registrada en la historia más reciente de Nicaragua”.

Denunció, asimismo, que “la Policía, turbas y fanáticos del régimen están organizados para mantener constante vigilancia, hostigar, agredir y amenazar a personas consideradas opositoras”, incluidos activistas sociales, periodistas y defensores de derechos humanos.

“En 2022 el régimen empleó un patrón represivo sin antecedente en Nicaragua y este consistió en apresar a familiares de personas opositoras a las que no ha logrado capturar, exigiéndoles que se entreguen para que sus parientes sean liberados. Una práctica utilizada solo por las mafias o las peores dictaduras del mundo”, denunció.

Por otro lado, el Cenidh alertó que el Gobierno “ha ocasionado la desarticulación de las familias nicaragüenses, obligándolas al exilio forzado”.

“El núcleo de la sociedad está fracturado por la incesante represión y estado de terror, leyes represivas”, entre otros problemas económicos y sociales, indicó.

Sobre el tema de la libertad de expresión y prensa en Nicaragua, para la ONG simplemente “no existe”.

Continue Reading